22.6.10

► Concursar

Siempre son buenas las medidas. Ajustan, corrigen, dan pautas, definen. Incluso en algunos casos comparan y dan soluciones a nuevas medidas e ideas. Medir en la arquitectura puede significar mucho, pero dentro del mundo de los concursos, la medida es "medirse". Medirse es configurar, determinar, buscar lo bueno, lo malo y en definitiva es ayudar a los demás. La profesión de arquitecto invoca a los cambios y a su vez a la búsqueda constante de información y conocimiento. Por ello medirse en los concursos es un gran ejercicio que todo profesional debe realizar, con la idea de crecer, no sólo para uno mismo, si no para ayudar a los demás, a una ciudad, a un grupo de personas, a un ente público o privado, en fin, a la sociedad. Son grandes documentos que van dejando una marca a través del tiempo, definiendo patrones que pueden ser generadores de nuevas ideas de arquitectura, nuevos pensamientos y oportunidades de progreso.

He participado de una serie de concursos y me ha tocado la suerte en dos oportunidades que me gustaría recordar en estas líneas. Pasado el 2007, participé del concruso del Estadio Cubierto de Guaymallén, en su etapa proyectual dentro del estudio VSV y luego en el año 2008 formé parte del equipo del estudio EPalo en el desarrollo del concurso del Parque Civico de la ciudad de Buenos Aires. En ese entonces se habían otorgado el 1er y 2do premio en concursos respectivamente para cada uno de los proyectos.

La verdad es que mi participación ha sido mínima en ambos casos teniendo en cuenta el gran desarrollo de cada una de las propuestas, pero definitivamente no me queda más que agradecer a ambos estudios por darme la oportunidad y por introducirme dentro del ejercicio de los concursos, ya que han sido en los primeros que he participado, y fue donde pude entender lo importantes que son para nuestro desarrollo cultural y profesional y a su vez como aporte a nuestro entorno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario